lunes, 26 de marzo de 2012

Los bichos de la nieve

Hace unos días mi novio me preguntó por el proverbio popular "año de nieves, año de bienes" hablando sobre la escasez de nieve en León este año (ni un copo, por diox!) y la falta de suerte en general. Como no tenía ni idea se lo dije y también que si quería me podía inventar una historia en el momento (un farol como una casa). La cosa se quedó ahí, pero en un par de ratos me he parado a pensar en ello y me ha salido un bichito.

Los bichos de la nieve


Conocéis a los Makkuro Kurosuke de Mi Vecino Totoro, ¿verdad? Pues me imagino a los bichos de la nieve de una forma similar, pero mucho mucho más pequeños. Y blancos, claro.


Los bichos de la nieve viven bajo el suelo, hibernando todo el año hasta que caen los primeros copos. Tienen el tamaño de un copo de nieve pequeño, pero no la misma forma estrellada, sino que son redondos y están cubiertos de un fino pelo blanco. En cuanto empieza a nevar salen y esperan a que los copos les caigan encima, sujetándolos antes de que lleguen al suelo y se fundan. No les gusta la lluvia, ni mojarse y nunca salen cuando llueve. Es por eso que la nieve no cuaja cuando antes ha llovido.

Cuando se acumula mucha nieve y hace suficiente frío como para que no se derrita, los bichos de la nieve dejan de sujetar los copos de la base y se dedican a corretear por ella, formando pequeñas galerías que mantienen la nieve esponjosa.

Se alimentan de los copos más bonitos y hacen un sonido tintineante cuando comen. Es ese sonido el que se cree que trae suerte a los que lo escuchan y mucha más suerte a los que atrapan uno. Intentar atrapar uno es un juego habitual en los países cercanos a los cascos polares, donde más abundan. Los niños salen al atardecer y se guían por el sonido al igual que nosotros nos guiaríamos por la luz de las luciérnagas si fuéramos a cazarlas en verano.

Se dice que cuando atrapas a un bicho de la nieve éste desaparece dejando un perfecto copo de nieve que no se derretirá hasta la primavera, sin importar la temperatura que haga a su alrededor. Y se dice también que el que consigue uno tendrá suerte durante todo un año.


En una buena tontería y muy ñoña además, pero de vez en cuando tengo esos días.

4 comentarios:

  1. Es una mini historia preciosa!! Me encanta.

    Mientras lo leía me imaginaba a los pequeños bichitos correteando, incluso huyendo de niños con trajes de esquimales que los intentan atrapar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Yo también me lo imaginaba así xD Son tan monosos ^^

      Eliminar